Páginas

domingo, 27 de mayo de 2012

JOSÉ LUIS SAMPEDRO




"Los recortes se aceptan por una de las fuerzas mas importantes de la humanidad, el miedo."

La mayoría de las personas optan por ser gorrones,  no participan y dejan que los demás hagan por ellos el trabajo «sucio».

CARTA AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO


sábado, 12 de mayo de 2012

EL COMPLEJO BART SIMPSON: YO NO HE SIDO


Por  Isidoro Gracia Plaza

El desparpajo y la desvergüenza del simpático, pero, más que travieso, filo-catastrófico personaje, de la serie de dibujos animados suelen darle buen resultado, naturalmente en la ficción. Está basada su estrategia en dos frases icónicas: “yo no he sido” y “multiplícate por cero”.
A falta de ideas constructivas, o noticias positivas, que llevarse a las ruedas de prensa en las que se da cuenta de las decisiones de los Consejos de Ministros o dos Concellos da Xunta y resto de Órganos de Gobierno diversos, los portavoces y demás comunicadores, se acogen a la solución de la ficción, en el mal entendido de que la bondad, o maldad, de sus decisiones puede disimularse, sin darse cuenta de que la realidad no puede modificarse, o adaptarse, con la facilidad del guión de una serie de televisión, en el que el impacto de un piano sobre la cabeza del protagonista de turno solo produce dolor de cabeza.
Una vez agotado el mantra: “La culpa la tiene Zapatero y todo se arreglará si él se marcha”, están buscando nuevos objetos de culpa. Veamos, del penúltimo desastre bancario (Bankia) la culpa la tiene…¡tachan!: El banco de España. Yo no es que sea un admirador con tendencia a defender a su máximo dirigente, que seguro que no, pero me parece de sentido común que de cualquier crimen el culpable, sin ningún lugar a dudas, es el criminal y que el policía solo es responsable de la persecución del primero. Y en este caso el rol de los actores están claros, el del policía es del Banco de España y el de los jefes de las bandas, desde hace muchos años, en orden inverso: el Sr. Rato, el Sr. Blesa y el Sr. Oliva, todos ellos con filiación política pública en el PP. Referido específicamente al hoy llamado Novagalicia Banco, ¿No fue el Sr. Feijóo quien impuso la fusión de cajas que dio origen al problema?, incluso con uso de las facultades de legislación de la Xunta y encargando una auditoría “ad hoc”, hoy escondida, posiblemente fraudulenta por apartarse de la realidad de los datos. Su voluntaria declaración de ser el garante del hoy ya inexistente sector financiero gallego, ¿fue hecha por orden de otros?
El problema es que la solución que a Bart Simpson le da resultado, en la ficción, casi siempre, no es nunca solución en la realidad, aun cuando los distintos gobiernos manden “multiplicarse por cero” a la oposición y los ciudadanos que protestan, con absoluta y democrática razón.

lunes, 7 de mayo de 2012

LOS CIEN DÍAS DE RAJOY


Descargar como PDF: LOS CIEN DÍAS DE RAJOY

SÍ, HAY OTRAS SALIDAS A LA CRISIS

Foto: Carlos de Andrés

EL PODER DEL EMBUSTE ALCANZA EL INFINITO

La contaminación del engaño se ha incrustado en todas las áreas del poder:
El poder político
El poder mediático
El poder eclesiástico
El poder caciquil
El poder de los bancos
Todos están al servicio de la tiranía del dinero, el nuevo Becerro de Oro.
Nosotros, el pueblo, víctima de todos ellos, nos hemos creído sus embustes. Les hemos votado, exculpado y tolerado.
¡HASTA CUANDO!
Yo sueño para desahogarme, y tú…

Pedro Taracena Gil

sábado, 5 de mayo de 2012

LAS AMENAZAS CUMPLIDAS



Foto: Carlos de Andrés

Por Pedro Taracena Gil

¡Que viene la derecha!

Este anuncio ante la inminente llegada de Rajoy al poder, molestaba al Partido Popular que se defendía acusando al Partido Socialista Obrero Español, de sembrar el miedo y el terror. Ahora que van dejando poco a poco  que el pueblo español vea su carta de presentación, se han convertido en una amenaza en todos los campos de los derechos de los más débiles. Una amenaza que se va cumpliendo cada viernes, consumando sus ansiados recortes en todo el tejido social. Recortes que ellos encubren bajo el eufemismo de reformas, y que amenazan que se repetirán a lo largo de toda la legislatura. Eso será posible si el Estado resiste sus maldades. Todos los voceros del Gobierno y del PP, no solamente  amenazan a los españoles, sino que se mofan y se ensañan con  todos aquellos que se oponen a sus perversas e injustas medidas. Las formas de expresar su borrachera de poder, les hacen abandonar el respeto debido a la discrepancia. Utilizan un lenguaje burdo y chulesco. Y si de los sindicatos se trata, hostil y agresivo, para criminalizar su actuación en defensa de los trabajadores. Se creen sus propias mentiras. Están convencidos de que todos los votantes que les han encumbrado, como caudillos salvadores de la patria, están de acuerdo con toda su política destructora del Estado del Bienestar. Ninguno de ellos presenta un rostro agradable, manifestando su aversión con los ciudadanos críticos. Se comportan como bustos parlantes enlatados en un DVD que  han grabado en Moncloa o en Génova, que alguien a distancia ha dado al play. Utilizan expresiones pensadas para ofender y dividir. Nos ha  tocado la peor de las derechas que podíamos imaginar: rancia, embustera, recalcitrante, falsa y necia. Sin olvidar que es la manifestación fiel y genuina del franquismo de siempre. En esta procesión de la perversión, el Partido Popular no va solo, ni mucho menos. Le acompaña la Iglesia, fiel esposa del Estado. Los empresarios caciques y explotadores. La banca especuladora y usurera. Los medios de comunicación polea de transmisión de las derechas centralistas y periféricas, auténticos grupos de presión manipuladores y enemigos de la información veraz. Y una pléyade de periodistas caducos, trasnochados y vendidos al pensamiento único de la derecha. Que se atreven a decir que el contenido de las Redes Sociales, no es periodismo… La derecha ha llegado con su máxima expresión. Ante los abusos de la derecha está el pueblo. El pueblo que no ha votado al PP y el pueblo que ahora se siente defraudado por el abuso de poder de la derechona de siempre (Francisco Umbral).
¿Es que los ciudadanos agredidos no somos más?
Los profesionales de la Sanidad Pública con la amenaza cumplida de privatizar. Los científicos con sus proyectos mutilados. Los maestros, profesores y universitarios, tratados como si fueran gastos superfluos, en lugar de inversión rentable. Los sindicalistas que les han cortado la comunicación, el diálogo y están sufriendo la amenaza de desaparecer como el muro de Berlín. Sin olvidar los más agredidos, los parados. Los estudiantes castigados porque no alcanzan la excelencia. Mientras los ministros y secuaces de Rajoy  sonríen, ríen y hasta se carcajean de casi todo. Cada vez que abren su boca es para cumplir una amenaza. Una burla más. Sólo se lamentan de hacer lo que no les gusta, aguantando la satisfacción que les produce poder hacerlo, sin freno ni control. Lejos de tomar consciencia del drama español, insultan a quienes nos tiramos a la calle detrás de la pancarta de la desesperación. Menos mal que los políticos que llevan en sus siglos la identificación de obrero no se quedan en su casa como manda el PP.

viernes, 4 de mayo de 2012

¿REPENSAR EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS?


Por  Isidoro Gracia Plaza
Exdiputado

Como diputado de las primeras legislaturas yo voté, favorablemente, la totalidad de los primeros textos de los Estatutos de Autonomía de todas y cada una de las CCAA. Voté con las ideas claras donde estaban los límites de lo que aprobaba, y la opinión de los ciudadanos que se pronunciaron sobre aquellos textos, cuando se expresó opinión, coincidió con la mía de forma muy mayoritaria. El límite, en resumen, era el de mantener un proyecto común y absolutamente solidario, acercando los servicios públicos y el poder político a los ciudadanos.
Visto en la distancia que dan los lustros, el proyecto España, basado en la suma de los proyectos Cataluña, Euskadi y  Galicia, pero también del resto de proyectos (Andalucía, Extremadura, Valencia, etc.) han sido proyectos de éxito, sobre todo si miramos las mejoras que han disfrutado sus ciudadanos, en la práctica totalidad de las áreas que le relacionan con las administración. Eso ha sido así al menos hasta que entrado el siglo XXI se modificaron textos y actitudes políticas, de forma bastante desordenada y sin una idea vertebradora evidente.
Con la disculpa del amejoramiento de los distintos Estatutos se superaron límites que, durante más de 25 años, habían permitido avanzar a todos, manteniendo el  equilibrio que permite una buena convivencia común. Hoy, con la disculpa de superar la crisis, se producen casi todos los días propuestas de reforma, eso sí en direcciones opuestas según la posición política de cada proponente.
Pues bien, dejando meridianamente claro que no hay fracaso del Estado Autonómico, sino excesos y errores parciales, producidos sobre todo en los últimos tiempos, quizá sea el momento de abrir reflexión sobre como corregir lo menos, manteniendo lo más. Sin perder la perspectiva que, si se abre reflexión, los ejes sobre los que reflexionar son múltiples, desde el centro hacia la periferia, como reclaman los partidos nacionalistas y regionalistas, pero también en sentido inverso cuando los ciudadanos se sientan peor servidos. Desde la supresión de entes que se muestran poco útiles como las Diputaciones, a la creación de nuevos, como posibles supermunicipios. Desde permitir la entrada de gestión privada en campos públicos de competencia local, autonómica o central, hasta restringir al estricto control público, incluida la obligada presencia directa, de la Administración en sectores estratégicos como la energía, el agua o el transporte, al margen del color de quien gobierne, en cada uno de los niveles.
Por cierto hablando de soberanías compartidas, yo como gallego reclamo mi parte de soberanía sobre el aeropuerto del Prat, el puerto de Bilbao y el control de tráfico del Estrecho, todos temas de máximo interés para las actividades de mis vecinos.