Páginas

domingo, 25 de diciembre de 2016

MENSAJE DE FELIPE VI





El Rey Títere

Por Pedro Taracena Gil

Es evidente que el discurso del Rey, es el discurso de Rajoy, de La Casta, del bipartidismo PPSOE, del olvido de la Memoria Histórica, de la rancia oligarquía franquista. Es una pieza oratoria digna de la ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE.
Es un discurso para intentar engañar al pueblo. Un mensaje que olvida la podredumbre no solamente generalizada sino sistémica. Una especie de homilía predicando las bondades del pueblo español. Un mitin para apuntalar el Régimen del 78. Un texto escrito por los aduladores de la monarquía.
El Heraldo Real, una vez alabado las ya conocidas virtudes de los Pueblos de España, no debería haber omitiendo la corrupción, los crímenes legales de Europa y de España. Políticas que han causado males irremediables contra los refugiados, los dependientes, los inmigrantes, los desahuciados, los jóvenes exiliados, los enfermos, los hambrientos, los niños y mayores que padecen la pobreza energética y sin olvidar la diáspora de nuestros científicos.
Los medios de comunicación loarán las palabras reales llenas de omisiones. Son los “biempagados" de la copla. Sin tardar ocuparán su lugar en los platós de televisión y en los estudios de radio, para divulgar la propaganda que emana de las redacciones de los periódicos. Son las Musas del PP, los Voceros del Régimen del 78 y los Boceras del Reino, quienes crean y divulgan el NODO de la eterna Transición. Solamente el pueblo llano es víctima de este “contubernio real”. Los políticos de la Gran Coalición saben que no todos los ciudadanos se nutren de su propaganda constitucionalista a través de los canales oficiales. Hoy las Redes Sociales estamos en pie de guerra contra los tres poderes corruptos del Estado. También hemos desenmascarado a los impostores del periodismo,  que se refugian en las trincheras de los platós de TV y en las barricadas de los estudios de las emisoras de radio.
Felipe VI ha resultado ser más títere y marioneta que su augusto padre. Cualquier observador extranjero o nacional no logrará identificar en el contenido de su mensaje navideño, al pueblo español del siglo XXI.
La Constitución Española le otorga el rol de árbitro. “Arbitra y modera” dice el artículo 56. En este caso, el Rey de España ha leído un mensaje "copia y pega" del Gobierno. Pero este magno personaje que ciñe sus sienes con la pesada corona franquista, ¿Qué piensa de los vasallos de su pueblo? ¿Ha preguntado a la reina consorte, qué piensan los plebeyos de su Rey? Los españoles podemos ser de todo, menos tontos…

ÁLBUM DE LA OTRA ESPAÑA


Las Cortes Franquistas


 La España del Nacionalcatolicismo. Maridaje Iglesia-Estado y Alianza Trono-Altar


El Generalísimo Franco "hacedor" de reyes


El Cristo en gama de grises y policromado



 Dinastía franquista: Franco, Fraga, Aznar, Rajoy...


Caídos por Dios y por España


La Familia Real administradora del legado de Franco


El panteón que alberga la verguenza nacional


Alianza Popular y Partido Popular herederos legítimos del Caudillo de España



domingo, 11 de diciembre de 2016

LA ETERNA ESPAÑA DE LAS DOS ESPAÑAS




Por Pedro Taracena Gil

Desde la época del  Imperio Español, en donde jamás se ponía el Sol, nos han hablado de las Españas. La España de la metrópoli y las Españas allende los mares. La España de la península y las Españas insulares. Las Españas a través de la Historia, han constituido un mosaico casi infinito de riqueza étnica, lingüística, cultural y religiosa. La pretendida unidad nacional de los Reyes Católicos ha constituido una quimera. La cuestión pretendida como verosímil del lema, ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE, es una mentira apuntalada de embustes cargados de intenciones interesadas. 

Esta cuestión definida como dogma por el general Franco, lejos de resolver el dilema lo ha convertido en un conflicto. Con un resultado perverso. El enfrentamiento fratricida, en no pocos momentos de la Historia, belicista y cruenta, nos ha negado la reconciliación. Sin la reconciliación de los españoles no habrá convivencia civilizada. Un país donde la forma de estado, el himno, la nación, la bandera, la lengua y la educación, se cuestionan, se rechazan, se imponen, se dogmatizan o se discuten, no es un país unido, reflejo de la pretendida unidad nacional.
A partir de 1936 podemos declarar el conflicto como el enfrentamiento entre  las dos Españas, que conviven en el actual Estado Español. Sería pretencioso creer y aseverar que la Constitución implantada en 1978, haya sido y siga siendo la respuesta al conflicto histórico planteado. Vivo en la actualidad y agravándose por momentos. Una larga relación de evidencias es el testimonio de su tamaño y variedad:
La España invicta y la España perdedora de una Guerra Civil. La historia se cuenta en las escuelas por los vencedores.
La España que implantó y se aprovechó de la dictadura, gestionada como su botín de guerra. Y la España de los perseguidos, masacrados, postergados, encarcelados, asesinados y exiliados.
La España del nacionalcatolicismo producto de la alianza trono-altar y la España laica y aconfesional, que pretende romper el maridaje Iglesia-Estado.
La España de los que se creen españoles y la España de los que no se sienten españoles.
La España convencida de la unidad nacional que lucha para que España no se rompa y la España que está convencida de lo contrario. La España que saltó hecha añicos, el 18 de julio de 1936. La España de la unidad y las Españas de los mil pedazos.
La España  nación indisoluble y los partidarios de una España plurinacional.
La España constitucional es partidaria de la Nación española. Utilizando el eufemismo que permite degradar el término de nación y renombrarle con el de nacionalidad. Que  lejos de resolver el conflicto lo agrava. Y la España que abiertamente declara que es una Nación de Naciones.  Y propicia un Estado Federal.
Hay muchas más Españas.
La España de las derechas y la España de las izquierdas.
La España radical y la España moderada y centrada.
La España de la Transición y la España del Movimiento 15-M.
La España de los Medios de Comunicación y la España de las Redes Sociales.
La España constitucional y la España que desea reformar la Constitución.
La España de la República y la España de la Monarquía.
La España de las Autonomías y la España centralista.
La España separatista y la España autonómica.
La España de la oligarquía histórica y la España de la gente.
La España del capitalismo liberal y la España víctima de sus políticas criminales.
La España de la corrupción del bipartidismo y la España victima de sus caciques y explotadores.
La España empresarial autentica mafia para esclavizar al trabajador y destruir los sindicatos.
La España votante del Partido Popular y la España víctima de su banda criminal organizada.
Mi artículo no pretende dar soluciones. Tiene como objetivo mover conciencias, para evitar que el pueblo español siga siendo víctima de la mentira. Quizás estemos esperando que nos salve el Caudillo de España que lo era por la Gracia de Dios. Pero ahora los caudillos se eligen no se imponen… El ciudadano que vota corrupción es consciente de que se convierte en cómplice del corrupto. Y no es digno de ningún respeto.

“ESPAÑA Y LAS ESPAÑAS”


EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Por Pedro Taracena Gil








 

domingo, 4 de diciembre de 2016

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN 2016



RELATO DE UNA TRAICIÓN

 Por Pedro Taracena Gil

Sí, una traición perpetrada por el bipartidismo PSOE-PP, que ejercieron su aplastante mayoría en el Congreso de los Diputados. Traición que modificó el artículo 135 de la Constitución, dando prioridad a la deuda contraída con los mercados, sobre la satisfacción de las necesidades más primarias de los españoles.



 Además el resto de los partidos del arco parlamentario en 2011, no permitía forzar un referéndum porque no se alcanzaba el 10% del total de los 350 diputados. Una modificación exprés, de espaldas a los ciudadanos con nocturnidad alevosía y en periodo de vacaciones. Una farsa en toda regla porque trataron de engañar al pueblo, con la falacia de que no había otra camino.
 ¡Mentira! Porque es evidente que lo había. Pedro Sánchez más tarde reconocería el error cometido por su partido. Algún día llegará a España una prensa independiente que delate ante el mundo, que José Luis Rodríguez Zapatero fue un cobarde y un antipatriota. Un traidor al pueblo español. 
Cuando Zapatero recibe la carta de Trichet, en lugar de ocultarla y urdir la fechoría con Rajoy, debía de haber comparecido ante el Congreso de los Diputados, solicitando una cuestión de confianza, para que la Cámara se hubiera pronunciado, pero con el compromiso de que la propuesta de modificación del artículo 135, sería sometida a referéndum. Si esta proposición hubiere sido rechazada, debía presentar su dimisión,  disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas. Las exigencias de Jean Claude Trichet debían esperar. La Unión Europea es un club para ayudar a sus miembros no un gremio de mercaderes exclusivamente. Estas exigencias no eran de obligado cumplimento, puesto que otros países no han llegado a este extremo para dar confianza y garantía a los mercaderes del señor Trichet. Bélgica estuvo más de 500 días sin Gobierno y hubo quien declaró que al margen de la UE, el Estado seguía funcionando.


LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA 1978-2016


¡Que la bandera ondee a media asta y con un crespón negro!

  
Por Pedro Taracena Gil

El día de la Constitución Española, los políticos de La Casta, rinden homenaje a una Carta Magna fosilizada. Las políticas represivas y de recortes han convertido los derechos constitucionales en crímenes legales. Ante la pasividad cómplice del Tribunal Constitucional, también corrompido como miembro fehaciente de la conducta inmoral imperante. Donde lo legal no tiene por qué ser lo justo y mucho menos lo legítimo.
Es preciso reivindicar que durante estos 38 años de recorrido democrático, los derechos reconocidos por la Constitución Española hayan sido desarrollados a través de las legislaturas de UCD (Unión del Centro Democrático) y PSOE (Partido Socialista Obrero Español), con la colaboración de otras formaciones minoritarias, nacionalistas o no nacionalistas. La Alianza Popular asociación netamente franquista con sus legítimas raíces en la dictadura y el Partido Popular que agrupó con otras siglas a los mismos franquistas, lejos de apoyar los preceptos de nuestra Carta Magna, la han fosilizado. Es triste pero objetivamente cierto, aunque me gustaría que alguien me sacara de mi error en el caso de estar equivocado.
La Unión Europea cual ave carroñera, a través del más inmoral y cruel capitalismo, ha eliminado de su hoja de ruta la Europa de los Ciudadanos y ha consagrado la Europa de los Mercaderes. En España la derecha franquista ha aprovechado las perversas directrices de la UE para implantar su política sin piedad. A pesar de que las criminales directrices del Partido Popular hayan sido tomadas bajo la escusa hipócrita de imposición de Europa, la responsabilidad recae en quien las aplica. 




¿Quiénes forman el gobierno de coalición que aplica los sangrientos recortes, causante de estos crímenes? Pues la respuesta es simple: Los banqueros, los grandes empresarios, los caciques, los medios de comunicación, los franquistas del PP y los obispos. Sin olvidar la gran traición que Zapatero cometió cuando recibió presiones de Europa, inadmisible atentando a la soberanía nacional. Ante esta agresión, en lugar de informar al pueblo y presentar su dimisión, creyó ¡craso error! que salvaría a España reformando la Constitución a favor de los mercados y en detrimento de sus conciudadanos. Esto es lo que ahora se le viene llamando La Casta, que cuanto más se niega la pertenencia a ella, más se delatan ellos mismos. En estos días Pedro Sánchez está tratando de rectificar el error cometido. Una reforma constitucional hecha con nocturnidad y alevosía manifiesto atentado al pueblo español. Esto le honra al exlíder de la oposición pero el mal ya está hecho. Y la amenaza de que vuelvan los pactos con el Partido Popular sigue en vigor.





lunes, 28 de noviembre de 2016

CUBA



Por siempre



Como preámbulo a mi artículo sobre la Cuba de Fidel Castro, la UNESCO ha puesto en mis manos este informe para ilustrar la  maledicente incultura de las Musas del PP, los Voceros del Régimen del 78 y los Boceras del Reino, heredado de Franco.




En América Latina y el Caribe sólo Cuba alcanzó los objetivos globales de la Educación para Todos en el periodo 2000-2015



ESPAÑA 1975, CUBA 2016

Por Pedro Taracena Gil

Es difícil que los medios de comunicación españoles sean capaces de, al menos  intentar, el hacer un análisis objetivo de la Cuba del siglo XXI.  Las Musas del Partido Popular, los Voceros del Régimen del 78 y los Boceras del Reino, están inmersos en la monarquía parlamentaria. El Régimen que tiene muchos de los vicios heredados de la Dictadura. El dejar impune el genocidio ha tenido y aún tiene sus consecuencias.
Somos muchos los españoles que fuimos víctimas consientes del franquismo, y la muerte de Fidel Castro nos refresca la memoria de cómo reaccionó el Régimen ante la muerte de Francisco Franco, Caudillo de España, que lo fue por la Gracia de Dios.
Ambos regímenes tienen aspectos en común. Científicamente serán los politólogos quieres establezcan las características que son comunes a ambas dictaduras. Cuba. Una dictadura del proletariado revolucionario y comunista, con el eufemismo de democrática popular. España. Una dictadura militarista y fascista en connivencia con el nacionalcatolicismo y el nacionalsindicalismo. Con el eufemismo de ser una democracia orgánica. Ambos dictadores han muerto en su cama.
En los dos países, salvando las distancias de tiempo y lugar, ha desaparecido el salvador de la patria. En Cuba, Fidel Castro había iniciado la revolución que hacía recuperar el Gobierno para el pueblo y librarle de la dictadura del imperialismo americano y el capitalismo mundial. La estructura del régimen cubano corresponde al comunismo dentro del área de la Unión Soviética. En España, Francisco Franco, liberó al pueblo de las hordas republicanas, comunistas y judeomasónicas. A través de la Santa Cruzada de Liberación, en lucha permanente contra el ateísmo. El carácter militar de la dictadura franquista tuvo la complicidad de Falange Española. Cuyo lema fue: Revolución Nacional Sindicalista. Sin esperar el análisis de los politólogos podemos convenir que en España había una dictadura de derechas y en Cuba una dictadura de izquierdas.
Ante el fallecimiento de los dos dictadores, la reacción de los regímenes de Cuba y de España ha sido similar en lo fundamental. Personalmente viví la muerte del Generalísimo residiendo recién casado en Barcelona. Aunque viajaba por los territorios de Aragón, Catalunya y Baleares. En ambos regímenes se ha decretado un periodo de duelo y de luto. Imponiendo la disciplina del silencio con ausencia de manifestaciones públicas de júbilo. La gente está reaccionando en ambos países de igual forma. Los opositores y víctimas del régimen, descorchando en privado y en silencio las botellas de cava o champán. Los presos políticos avivando la esperanza de libertad. Así como los exiliados preparando el visado del retorno.
Los corresponsales españoles  ahora muestran su extrañeza ante la reticente reacción de los cubanos. Esto puede ser motivado por su ignorancia de lo que pasó en España en 1975. O quizás yo sea muy mal pensado y les asista la mala voluntad de seguir alimentando el anticastrismo. Es evidente constatar como pasó en España, la falta de libertad de los cubanos para expresar sus opiniones y su verdadero estado de ánimo. Pero La Casta española ya ha enviado a sus esbirros para que nos den argumentos para descalificar el régimen castrista y de paso omitir sus logros y atacar a UNIDOS PODEMOS.
Las consecuencias inmediatas a la muerte de ambos jefes de estado, son también muy similares. Fidel Castro, abdicó en su hermano Raúl Castro en 2008, para ocupar el trono de la Dictadura de Cuba. Francisco Franco, estableció la instauración monárquica en la persona de Juan Carlos de Borbón, nieto de Alfonso XIII, en el año 1969. Mientras las pompas fúnebres de Cuba y España en los días próximos al óbito, las colas de los incondicionales serpenteaban, calles y plazas loando las grandezas de su líder. Mientras, en el exilio del exterior se brindaba y se brinda por la muerte del tirano. En el año 1975 y en 2016.  
En el caso de Cuba, Raúl Castro es automáticamente el nuevo mandatario de la República de Cuba y en España a los dos días de la muerte del Jefe del Estado, el 22 de noviembre de 1975, fue coronado Rey al Príncipe de España, según establecía el testamento del General Franco.
A partir de la desaparición de Fidel Castro, las características de España y Cuba van a ser sensiblemente diferentes. En Cuba, es deseable que se conserven los históricos e innegables logros de la Revolución. Avanzando en una Transición hacia una democracia que recupere el pluralismo político, la libertad de expresión y libere a los presos políticos. La Historia dirá si el régimen castrista tendrá su Núremberg.
En España, con el testamento de Franco hecho realidad, comenzó una Transición que dejó impune los crímenes cometidos por la Dictadura. Evidentemente el franquismo y sus secuaces, lejos de haber tenido su Núremberg, escribieron la Constitución con la complicidad de los exiliados, los excarcelados y los políticos clandestinos. La Carta Magno no ha evitado que el espíritu franquista y sus vicios sigan vigentes.
La prensa en España está cautiva de La Casta (Oligarquía de siempre), de la Santa Transición y de los vicios contraídos por el nefasto consenso del franquismo y el bipartidismo, es decir PP y PSOE.
Las crónicas de los enviados a Cuba y los tertulianos que se quedan en los estudios de radio y platós de TV, huelen a mentira apuntalada de embustes tendenciosos. 


GALERÍA DE IMÁGENES DE LA REVOLUCIÓN



















MEDIOS IMPOSTORES DEL PERIODISMO:

TVE, ANTENA3, CUATRO, TELE5, LA SEXTA, LA RAZÓN, ABC, EL MUNDO y EL PAÍS. Sin olvidar los medios de la Sacrosanta Iglesia.



domingo, 20 de noviembre de 2016

¡MÁS PERIODISMO! O ¡MÁS IMPOSTORES DEL PERIODISMO!




George Orwell





Que ser cobarde no valga la pena, Iñaki López



Iñaki López y Eduardo Inda
Impostores del periodismo

Por
04/12/2016

Sinceramente, a diferencia de lo que pienso de la mayor parte de los periodistas de los que se nutren los circos televisivos que hoy llamamos noticiarios o tertulias políticas, incluyendo a los que representan el papel de progresistas o izquierdistas, no creo que Iñaki López sea una mala persona. Lo que sí creo es que es un mayúsculo cobarde, y como consecuencia un chaval muy obediente, muy disciplinado. Aunque si me paro a valorarlo, no sé qué es peor ni a quién prefiero, si a un canalla congénito o a un pelele. Puede que incluso me dé más grima el pelele, el monigote. Y el caso es que a este muchacho lo he visto emocionarse con relatos de esos que hacen estremecer a las personas con sentimientos, y he visto cómo le brillaban los ojos escuchando a invitados de esos que merecen respeto y atención. Lo que no deja de ser un agravante, porque esa reacción indica que tienes capacidad para apreciar la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal. Y lo de ayer; el bochornoso espectáculo que protagonizó ayer el sensible Iñaki López, no es que esté mal, es que fue nauseabundo.
Quizá lo que más asco me dio no fue que se le notara tanto el estar cumpliendo con la consigna del día; con lo de no permitir que se hablara del repugnante asunto de Inda, sino que fuera tan torpe y tan evidente para intentar justificarse. Primero con aquello de que ya existen otro programas para ventilar la vida privada de los personajes públicos, como si en ese caso se estuviera tratando con quién se acuesta o deja de acostarse Inda, cómo es su casa, cuánto dinero tiene su familia, quién es su sastre, o si ha discutido o se ha reconciliado con su pareja, que sí sería propio de los programas del famoseo a los que aludía Iñaki sin nombrarlos. Y segundo, que se permita asegurar que, en las infinitas ocasiones anteriores en las que se ha profundizado en La Sexta Noche en la vida privada de sus invitados o colaboradores, él no lo ha permitido. Manda narices.
Para empezar, Inda ha sido precisamente el que ha convertido, con la complicidad del moderador, este programa en un ‘salsa rosa’ cualquiera, hablando del casoplón de la familia de Carolina Bescansa o de su posición social, o de la familia de las hermanas Serra, o de sus aficiones. También de la de Ramón Espinar, o incluso, entre mil ejemplos más, de la condición aristocrática de la familia de una compañera de profesión (para que no se diga que solo lo ha hecho con políticos, o con sus familias).
Y precisamente por esto se hace más insultante si cabe el repentino autoritarismo de un moderador habitualmente pusilánime, cuando en esta ocasión la situación invitaba justamente a lo contrario aunque solo fuera porque Eduardo Inda probara un poco de la misma medicina que ha estado repartiendo inmisericordemente durante varios años. Máxime cuando además sí estaba motivado el ser algo más permisivo, evidente como era que no solo suponía un asunto de interés general (trending topic durante todo el día en RRSS), sino que además tenía relación directa con el machismo, que era justamente el tema que se estaba tratando. Y eso por no hablar de lo mucho que merecía semejante descrédito el hasta ayer azote de los inmorales (y qué mayor inmoralidad que, pudiendo, no pasar la pensión de manutención a tus propios hijos).
“Gracias Eduardo por tu paciencia”. No tienes vergüenza, Iñaki López.
No creo que valga la pena extenderse más sobre el particular, pero sí añadir algo no directamente relacionado con el affaire de anoche. Sé que se mueve por las redes una corriente de opinión, bienintencionada pero bastante infantil, que apela al boicot a este tipo de programas, a apagar la tele. Y está muy bien apagarla, no verla, pero parece que hay quien no valora que el que es capaz de cumplir con ese tipo de propósitos es precisamente el espectador no manipulable, el que daría exactamente igual que viera este u otros programas. Ese tipo de propuestas no pasan de pataleta inútil, porque tampoco afectan a los ingresos por publicidad de una cada día más subvencionada televisión privada. Lo que tenemos que hacer si queremos que un servicio público tan condicionante culturalmente como la televisión no nos perjudique, es exigir calidad, pluralidad, acceso a la participación pública, y rigor y seriedad cuando no se trate de espacios de opinión. Y por supuesto, una ley de medios que obligue a cumplir con estos principios, o que los sancione con la mayor dureza posible si alguien los incumple. Y denunciar. No dejar nunca de denunciar públicamente cuánto nos molesta que todo sea interesada basura en los grandes medios de comunicación.



Iñaki López, marioneta de LA SEXTA

Acceso al artículo completo:


IMPOSTORES DEL PERIODISMO



El Ángel Caído

Por Pedro Taracena Gil

Cuando un país como España vive sumido en la mentira, apuntalada por embustes todos los días de todos los años, el pueblo también está inmerso en la creencia de las mentiras que le cuentan los voceros, esbirros, secuaces y lacayos del poder. Toda voz discrepante de la partitura oficial será tachada de populismo y demagogia o simplemente suprimida del pentagrama.
El primer gran embuste donde se sustenta el Estado de la Transición, es la mentira de la reconciliación después de un enfrentamiento fratricida, donde hubo vencedores y vendidos. 
El segundo gran embuste lo mantiene el Gobierno de España cuando engaña al pueblo sobre el final de la crisis. Negando la corrupción generalizada de los políticos e instituciones y promulgando reformas que constituyen auténticos crímenes legales.
El tercero de los grandes embustes lo cometen en cada instante todos los medios de comunicación: prensa, radio y televisión. Los seudoperiodistas y los vendidos tertulianos defienden variaciones sobre la misma versión oficial de la inequívoca política, única impuesta por los usureros mercaderes de la Unión Europea. 
El periodismo se ha convertido en la verdadera correa de transmisión de los embustes que nutren la vida en la mentira de “mi querida España, esta España mía, esta España nuestra…”

Se convierten en defensores absolutos de la España Oficial decretada por la Transición hasta nuestros días. Con ausencia total de cualquier atisbo de crítica, auto crítica; fomentando el corporativismo más compacto. Las nuevas formaciones políticas disidentes de la tradición del bipartidismo, son tachadas por estos mismos secuaces, de populistas, demagogos, radiales, castristas y bolivarianos. Los platós de televisión sobre todo, se convierten en un auténtico espectáculo. El periodismo no critica al poder y tampoco pretende constituirse en el cuarto de los poderes. No, son auténticos militantes políticos bien pagados que defienden a ciegas las políticas bien aceptadas por los empresarios, los bancos, los obispos y los caciques aunque sean corruptos. Un botón sirve de muestra, Antena 3, es un canal que muestra las portadas de los periódicos por orden de identificación ideológica, es decir alterando el orden de tirada. LA RAZÓN, ABC, EL MUNDO, EL PAÍS… Evidentemente los tertulianos y seudoperiodistas tienen el guión a seguir, que el telespectador conoce muy bien ya que es el mismo que leyeron el día anterior. En el polo opuesto está La Sexta, que aunque aparentemente se aleja de los voceros oficiales, mantienen unos seudoperiodistas y tertulianos que no seré yo quien mencione sus nombres porque son conocidos y detestados por muchos, aunque la dirección de la cadena los mantenga en esta lamentable puesta en escena. Las cadenas públicas son en sí mismas un esperpento nacional. Son servidores de la mentira y atacan a Podemos con la misma virulencia que el Gobierno; confirmando las sospechas de que son impostores del periodismo.
En España las Redes Sociales se han constituido e instalado como los medios de comunicación más libres e independientes.

LOS SEUDOPERIODISTAS Y VENDIDOS TERTULIANOS