Páginas

miércoles, 22 de marzo de 2017

¿Por qué dirigentes del siglo XXI se empeñan en mandar con las antiguas fórmulas?

Foto: Robert Mapplethorpe


Por Isidoro Gracia
Exdiputado

Mandar no es el acto de tomar el poder, ni siquiera mantenerse en él a toda costa, según Ortega y Gasset es el tranquilo ejercicio  de él.
Todo imperio, al menos los existentes hasta el presente siglo, han nacido porqué unos líderes han impuesto por distintos métodos, primero a sus vecinos más próximos, y luego al resto del mundo a su alcance, por encima de intereses y derechos legítimos, los intereses de su propia familia o tribu.
Los instrumentos han sido el uso de la fuerza para extender el dominio y la religión como elemento de aceptación y control de los sometidos.
Es muy evidente que en la actualidad, el ejercicio tranquilo de la autoridad no está entre los planes de los dirigentes mundiales, no necesariamente políticos, ya que el fenómeno de la globalización ha puesto de manifiesto que el mayor poder no está en manos de los políticos, sino de financieros y especuladores, en su mayor parte desconocidos, que no están tan sometidos a la opinión pública, como lo están los políticos, en especial los elegidos democráticamente.
Conocedores de que el peso de la opinión pública siempre ha sido decisivo para cambiar el rumbo de la historia, intentan que esa opinión pública deje de existir útilmente, fraccionada la sociedad en grupos discrepantes cuya fuerza de opinión quede recíprocamente anulada. Esto es muy claro  en Europa, también en todas las democracias formales.
Parece que esto está siendo conscientemente buscado por los dirigentes en la sombra, para así llenar el vacío de la autoridad legítima o legitimada, por el uso de la fuerza bruta, por los estados que lideran la fabricación de armas y disponen de los ejércitos más poderosos, o por  la imposición de dogmas religiosos en los ámbitos donde la demografía y la historia así lo permiten.
Sin embargo, el uso de la fuerza tiene sus límites, en algún sitio he leído que Talleyrand le dijo a Napoleón: “Con las bayonetas se puede hacer todo, menos una cosa, sentarse sobre ellas”, lo que visto en la distancia fue bien cierto, aún cuando sirvió para que las ideas a las que los dos decían servir se implantaran en el mundo, con vigencia hasta nuestro días.
Así que es posible, e incluso muy probable, que en aquellas zonas donde el dogma espiritual ha venido siendo desplazado por el conocimiento científico, se esté utilizando el método de sustituir las distintas religiones por una nueva: la del dios mercado. Por cierto en ninguno de los grandes mercados de los bienes imprescindibles para ejercer de hombres libres: alimentos, energía y últimamente información veraz, existe eso de la “libertad de mercado”. Todos ellos están intervenidos y controlados con inventos absolutamente virtuales, como lo de los mercados de futuros o las transacciones financieras.
Esto también podría explicar el porqué se está impulsando el fenómeno nacionalista en Europa, proyectos como el de la Unión Europea son terreno propicio para la creación de entes, muy influenciables por la opinión de sus ciudadanos, y, por su dimensión, con poder suficiente para regular y controlar los excesos de acumulación de riqueza en muy pocas manos, precisamente esas manos que son las de los que hoy usan el poder para su exclusivo beneficio sin importarles las consecuencias de hambre y dolor de miles de millones de personas. Aplican el consejo de  Julio Cesar y Napoleón: “divide y vencerás”.
Conclusión, o los ciudadanos que aún gozamos de cierto grado de libertad y bienestar  nos espabilamos, hasta hace poco a esto se le llamaba tomar conciencia, o bienestar y libertad se irán aproximando a los niveles de los antiguos siervos (por cierto no tan antiguos) camino de una neo esclavitud.


lunes, 20 de marzo de 2017

EL CURA VERDUGO DEL FRANQUISMO



Entre 1939 y 1959, 1.300 presos políticos fueron asesinados en Ocaña. El capellán de la prisión era el encargado de dar el tiro de gracia.
 
"La luna lo veía y se tapaba / por no fijar su mirada / en el libro, en la cruz / y en la Star ya descargada. / Más negro que la noche / menos negro que su alma / cura verdugo de Ocaña".



Estos versos anónimo escritos por presos republicanos de la cárcel de Ocaña en 1941 bajo la supervisión de Miguel Hernández, según relató el militante comunista Miguel Nuñez en sus memorias, es el único documento escrito que da fe de los crímenes cometidos por “el cura verdugo de Ocaña”, tal y como los reos le bautizaron. Se trataba del capellán del penal de esta localidad toledana, también conocido entre los familiares de los reclusos como el“cura asesino”. Un religioso entre cuyas funciones se encontraba dar el tiro de gracia a los republicanos condenados a muerte.
“Todos sabíamos que era el cura. Participaba en las palizas y después gustaba de coger su pistola y dar el último disparo. Pero poco sabíamos de él. No se dejaba ver por el pueblo y un buen día desapareció de la prisión. Ni siquiera recuerdo su nombre”, cuenta a Público Celedonio Vizcaíno, de 75 años. Su abuelo, de quien heredó el nombre, fue fusilado el 8 de julio de 1939 por “el gran delito de pertenecer a Juventudes Comunistas”.  
En la memoria de este hombre, sin embargo, sí ha quedado marcada una imagen: la de decenas de presos caminando desde el penal hasta el cementerio en mitad de la noche. En una larga y profusa fila. Presos cabizbajos seguidos de una camioneta militar. Los registros dan fe de que una noche llegaron a ser 57 los fusilados. “A veces, cuando eran pocos, iban todos en la camioneta”, recuerda. Después llegaba el silencio más absoluto y, por último, el ruido de una ametralladora que los verdugos apoyaban sobre un montón de piedras.
También recuerda Celedonio las mañanas en las que acompañaba a su madre al cementerio para poner flores a la fosa común donde descansan los restos de su padre. Las tres fosas del pequeño cementerio permanecieron abiertas hasta 1945 y él, siendo un niño de 5 años, podía ver los cuerpos de los fusilados comidos por la cal. Entre ellos, el de su progenitor
Otros días, llegar hasta la fosa se hacía imposible. “Muchas veces tuvimos que salir corriendo y escondernos en cualquier lugar cuando íbamos al cementerio. Las familias de derechas nos señalaban, nos insultaban y temíamos que nos mataran”, señala este hombre. El miedo no es de extrañar. Además de su abuelo, murieron otros tres familiares fusilados en el penal.
Acceso al artículo completo:


http://www.ecorepublicano.es/2014/09/el-cura-verdugo-del-penal-de-ocana.html


ÁLBUM DE LOS FRANQUISTAS NEGACIONISTAS DEL GENOCIDIO





































¡¡¡Sed malditos mientras no condenéis el gencocidio de vuestros padres fundadores, FRANCO Y FRAGA!!!


martes, 14 de marzo de 2017

EL DELITO DE BLASFEMIA





¿Es aceptable que en una sociedad regida por derechos y no por dogmas religiosos esté bajo la autoridad de quien niega el ejercicio de las libertades en sus propias instituciones y a sus propios súbditos? ¿No es una perversión de la ley invocar la libertad para imponer la dictadura moral? ¿Son los jueces y los fiscales súbditos de Dios? ¿Deben anteponer sus creencias a la defensa de las libertades? ¿No es eso una dictadura moral?

Cuáles son los límites de la libertad de expresión. Quién pone límites al ejercicio de las libertades. Con qué criterios se imponen esos límites a los derechos. ¿No rebasa los límites a la libertad de expresión un obispo cuando pregona que los homosexuales son enfermos? ¿No rebasa los límites de expresión un imán cuando pregona que las mujeres deben ser golpeadas? ¿Qué es la libertad? ¿Quién puede poner límites al ejercicio de las libertades sino quienes están en contra de su ejercicio?

El ejercicio de las libertades y la de expresión se combate con el ejercicio de la libertad de expresión de quien se siente ofendido. El instrumento es el pensamiento crítico apoyado en el ejercicio de derechos que son la garantía de las libertades. Embozar el ejercicio es prohibir la libertad. Por esta razón se da la paradoja dialéctica, en el discurso de la doble verdad/doble mentira, de que el espacio de la libertad reside al otro lado del dogma, de la dictadura, una vez traspasados los límites a la libertad.

Más allá de los límites a la libertad es donde se encuentran las libertades. El espacio infinito en el que los ciudadanos tienen derechos y los ejercen. La libertad es el espacio infinito social y político de derechos individuales en el que la libertad de expresión se combate con más libertad de expresión; en el que una idea se combate con otra idea; en el que un argumento se combate con otro argumento; en el que un sentimiento coexiste con otro y contra otro sentimiento porque hay tantos sentimientos como ciudadanos; allí donde una religión se combate con otra religión, donde el ateo se opone al creyente, donde el musulmán se opone al católico, donde el científico se opone al creyente, donde el pensamiento crítico se opone al dogmático…y viceversa.

El espacio donde el pensamiento crítico contra el dogma garantiza la libertad de expresión y el progreso de la humanidad. Lo contrario es la imposición del dogma a garrotazos. Por mucho que se amparen en leyes favorables a la dictadura moral. Lo que puede ocurrir cuando los tribunales se comportan como tribunales de la Santa Inquisición o de la Media Luna. Las libertades han creado ese espacio de confrontación dialéctica. Sólo los dogmáticos y autoritarios tratan de imponer límites al ejercicio de las libertades. Y estos personajes dogmáticos, autoritarios y liberticidas también están presentes en los tribunales: al servicio del dogma. De una soberanía extraña a la declaración de derechos fundamentales. Es lógico que sólo las personas dogmáticas, de derechas y religiosas, cuyos textos doctrinales condenan, desde hace siglos, las libertades, sean las que invocan los límites de la libertad para imponer su verdad dogmática. La libertad es el espacio infinito en el que se ejercen los derechos individuales, todas las libertades. Y lo proclaman las constituciones, antes de ser reguladas por el pensamiento reaccionario.

Javier Fisac Seco


http://www.ecorepublicano.es/2017/03/los-limites-la-libertad-o-el-delito-de.html




miércoles, 1 de marzo de 2017

RAFAEL HERNANDO EL GRAN INCITADOR AL ODIO



Por Pedro Taracena Gil


Rafael Hernándo


¡Cínico!

¡Hipócrita! 

¡Despreciable!

¡Sinvergüenza!

¡Fascista!

¡Franquista!

¡Cobarde! No te refugies para insultar a las víctimas del franqusimo, en los escaños de la ciénaga franquista y mafiosa del Partido Popular. Herederos legítimos del franquismo y cómplices del genocidio del que ahora te burlas. Franco, Fraga, Aznar, Rajoy y todos sus secuaces, donde tú brillas con luz propia, todos, sois una banda de negacionistas indecentes. Habeis clasificado las víctimas de la violencia en España a vuestro capricho. Solamente son víctimas para vosotros los Caidos por Dios y por España. Los asesinados por ETA y a duras penes las víctimas del 11M. Pero los címenes cometidos por la dictadura de vuestro padre fundador, el Caudillo de España, que lo fue por la Gracias de Dios, los crímenes de los GAL, Terrotismo de Estado, así como por el genocidio que dejásteis impune con la vergonzosa Ley de la Amnistía, son muertos para olvidar. Esta Ley de Punto Final que en otros paises no ha servido para cubrir la impunidad de los encubridores como vosotros. Te increpo a que salgas del Parlamento, donde eres indigno de estar, y a todos los españoles que aún buscamos dónde están nuestros padres, tios y abuelos, nos digas lo que vilmente has declarado en el Congreso de los Diputados.
¿Qué es para ti y para la Cueva de Alí Babá de Génova la incitación al odio?
Tomas parte del triángulo de la perversión formado por: Esperanza Agurre, Pablo Casado y Rafael Hernándo, quizás el más dañino a la hora de insultar a las víctimas del fraquismo.
La reconciliación entre los españoles de las dos España, con vosotros es imposible.


HEMEROTECA




Rafael Hernando el actual portavoz del PP en el Congreso también se había manifestado al respecto. A una pregunta de una periodista con respecto a la postura del PP sobre la exhumación y el traslado de los restos del dictador y del fundador de Falange, el portavoz del PP ha respondido: “..A parte de no habérmelo planteado, a mí me gusta que los muertos descansen en paz. Esto de estar todos los días con los muertos “pa´rriba” y “ pa´bajo”, no sé.. pues supongo que será el entretenimiento de algunos. Pero insisto, a mí me gusta pensar en los vivos y no en los muertos.”



ACCESO AL ARTÍCULO COMPLETO:
https://radiorecuperandomemoria.com/2017/03/01/el-valle-de-los-caidos-queda-impune/




ÁLBUM DE LOS INCITADORES AL ODIO