Páginas

EL PRÍAPO



La civilización griega tuvo un fuerte desarrollo en el campo filosófico, se la suele llamar “la cuna de la civilización occidental”, la filosofía griega se centraba en el papel de la razón y la investigación, aún hoy tiene una influencia importante en la filosofía y ciencia modernas.



Cuando visité las ruinas de Pompeya, confirmé la impresión inicial de que el ser humano ha sentido una atracción innata e irresistible hacia su anatomía y su fisiología, en sus aspectos tanto epicúreos como amatorios. El puritanismo nacería con las religiones y más adelante, con los preceptos de la Era Victoriana.

En mi época de estudiante de filosofía bajo la dictadura confesional del franquismo, comprendí la clave del modo de vida del epicureísmo, doctrina de Epicuro de Samos. Si tuviera que resumir en tres palabras claves esta filosofía, vendrían a ser: gozar, saber y compartir. Esos tres factores, como nos muestran los términos de Epicuro, están íntimamente relacionados: Gozar el placer de estar vivo, saber discernir lo que es verdaderamente valioso, y compartir en la amistad tanto la vida como el conocimiento.

La mitología

Cuenta la leyenda griega que Afrodita esperaba un hijo de Zeus. Hera, la esposa y hermana del último, en represalia, tocó el vientre de la amante del dios, provocando el nacimiento de Príapo, un niño deforme, con un enorme falo erecto. Afrodita avergonzada, lo abandonó de inmediato en un monte donde el niño fue recogido y criado por campesinos benévolos.

Príapo, por nada distinguido, excepto por la enormidad de su órgano viril, fue un dios rústico, asociado a la fecundidad y que forma parte de los tantos ritos antiguos de origen falo-céntricos y patriarcales.

Gran cantidad de ceremonias religiosas, acompañadas de danzas y ritos, testifican la importancia que los pueblos primitivos daban a la función del pene, como símbolo de poder y masculinidad.



Príapo en nuestros días

Por Pedro Taracena Gil


PRÍAPO Y FALO




Es mi intención hacer un breve comentario sobre el Falo y el Príapo como atributo humano a la luz de la razón. Planteamiento ajeno a pautas morales éticas o religiosas. Una valoración lo más objetiva posible del miembro viril en sus dos facetas más significativas, en reposo (Falo) y en erección (Príapo). Por supuestos sin connotaciones marcadas por prejuicios y complejos. Es muy difícil dentro del universo judeocristiano hacer una abstracción puramente humana y natural. Solamente pretendo cambiar de signo el enfoque cultural que de este asunto han hecho nuestros ancestros. Para ello he planteado mi reflexión contemplando las imágenes FLICKR que me he permitido colgar más abajo. Fotografías realizadas por hombres libres y en libertad, preñadas de simbolismo natural y humano.

Todos los hombres seguimos las mismas pautas. Nuestras madres nos paren desnudos y para protegernos de las inclemencias del tiempo nos arropan y nos visten. No obstante según vamos creciendo no todas las partes del cuerpo cubrimos de la misma manera. En la medida que descubrimos para qué sirven los diversos órganos, nos han educado para discernir, que los órganos reproductores al margen de su función fundamental, el resto de las funciones son innombrables. El niño crece contemplado que su pene se le pone erecto, llegado a la infancia y adolescencia descubre la masturbación. Descubre la sexualidad y la comparte con otros niños u otras niñas. Pero está grabando la experiencia de su vida sexual en negativo. Es una vida clandestina. ¿Por qué está mal visto mostrar en imágenes la realidad que se nutre de la experiencia de cada uno de nosotros? ¿Por qué una exposición de penes erectos al natural se considera  una transgresión?

No estoy eludiendo el pudor racional comúnmente aceptado, al margen de la cultura impuesta por una deidad o cultura antinatural, inhumana… La expresión natural de   Falos y Príapos ¿qué tienen de negativo? La sensualidad y la sexualidad son derechos del hombre y una educación adecuada a las edades de la persona, es la garantía para lograr los valores de igualdad y libertad entre mujeres y hombres. Una vez que la razón nos lleve a descubrir el valor positivo de esta galería de imágenes, seguro que cada cual podrá navegar entre ellas dejándose seducir por las emociones y sensaciones de Príapos y Falos que cada hombre podemos llevar dentro.


GALERÍA DE FLICKR DEL FALO Y EL PRÍAPO





















JOTA SIROCOPoeta

El relato de los avatares del Príapo éste origina un sentido afán investigador en todo hombre que se precie. Así, leo que el joven y obsceno dios era considerado una divinidad rustica menor. ¿Menor? Su falo desproporcionado en perpetua erección simbolizaba la fuerza fecundadora de la naturaleza ¿Acaso no recordáis los versos que le dedicó el gran poeta alcarreño Jota Siroco en su “Oda a Priapo”?:

ODA A PRÍAPO
Este falo capón que ves ahora
capullo de algodón ya sin sentido
fuera otro tiempo verga vibradora.
Fuera otrora magnífico badajo,
cucaña, mástil, espolón altivo…
sin rodeos, mi amor, un buen carajo.
Este morcón con aires de morcilla
nació caña de lomo y fue chorizo
enhiesto cual Giralda de Sevilla.
Monstruo sedente hoy, en horas bajas,
no queda a su placer otro destino
que el lúbrico manubrio de una paja.
Compadecióse ella del otoño,
cayo la falda, le mostró el chumino
y a Priapo dejó besarle el coño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario