Páginas

EROS


ENSAYO SOBRE EROS


HOMENAJE A PRÍAPO


príapo.




1. m. Pene, especialmente el del hombre.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


La etimología del vocablo "príapo" o "pene" es muy pobre si lo comparamos con la importancia que este miembro ha tenido y tiene para la humanidad. Es un mito que en todas sus acepciones significa lo que es. No solamente interviene en las necesidades fisiológicas del individuo, sino que es uno de los órganos protagonistas de la biología animal. Es el hacedor necesario en la procreación, símbolo de la fertilidad y la potencia viril. Si nos alejamos de su función más primitiva desentrañaremos la sensualidad, la sexualidad, el erotismo y la denominada pornografía, que encierra:

 El Falo, El Pene, El Príapo...

El miembro viril no es patrimonio exclusivo del hombre aunque tome parte de su anatomía. Tanto en reposo como en excitación provoca sensualidad y sexualidad al ser humano sin distinción de género. Es una herramienta al servicio del desarrollo del derecho a la realización sexual en libertad de las personas. La civilización ha evolucionado al margen del mandato divino de: "Creced y multiplicaos". Los órganos genitales ya no son esclavos del único destino que perpetua la especie. Esta imposición solamente podía entenderse bajo el fanatismo y la irracionalidad del mito religioso. Mediante El Falo, El Pene, El Príapo... si se utilizaba al margen de su fin natural, solamente llevaba parejo aspectos negativos y la persona implicada era reo de culpa. La sexualidad al margen de la procreación suponía en sí misma algo negativo, inmoral, deshonesto y se cometía un pecado. Cuando la razón ha desbancado a las creencias religiosas, la sexualidad en sí mima es patrimonio natural y positivo de cada persona, lejos de ser un pecado o una falta inmoral, es un derecho humano y carece en sí mismo de aspectos negativos. La educación sexual, la libertad, la igualdad y la responsabilidad, garantizan que la sexualidad sea un derecho inalienable de las personas.




ERECTUS Power Point
 
GALERÍA DE IMÁGENES

Belleza, excitación, placer, cariño, amor...














































































EROTIKON






Galería donde EROS se hace presenta con capacidad para conjugar la belleza, el erotismo, la libertad y la complicidad. Se trata de una colección ajena a los prejucios ancestrales y los complejos personales. Estas excitantes escenas rompen por sí mismas con el paradigma que atrapa al ser humano. Expresan la realización sexual en positivo. Los aspectos negativos van en contra de la naturaleza. Son imágenes tan humanas como naturales. Nuestro cuerpo reacciona así por su propia esencia natural.







































Reportaje FLICKR


TIBIO, ELECTRIZANTE...



Por Asil Yenice

Tibio!,
electrizante!,
como fuego..,
ensordecedor..
llega lentamente...
hasta convertirse en explosión!..,
Caliente!..,
embriagante!..,
tensión apasionante..!
Cada caricia recibida..,
lo hace más excitante!…
Un beso con fogosa…
una mirada lujuriosa..
Qué delicia!..
Despacio lentamente la entre pierna..
cuando te acaricio..
las palabras que me dices.,
me enloquecen..
y me incitan..
y con el vaivén de mi lengua..
que entre tus labios vaginal transita…
para llevarte al cielo..
con auténtica efusión..
la piel erizada..
las palpitas..
apertura y cierra..
como una rosa roja...
como gotas del rocío.
y gran sabor
del agua cristalina..
los gemidos..
los gritos..
los latidos....
y a mil el corazón..
son parte del orgasmo
que despierta la pasión…
Sexo divino,
complemento del amor,
comunión espiritual entre tú y yo
gotas transparentes de sudor
y excitación,
que terminan en un orgasmo de la plenitud del amor...









EROS

Fotos: Robert Mapplethorpe



 







Eros es el amor en su esencia primitiva, está más próximo del animal, que todos llevamos dentro, que del hombre racional, cultivado y responsable. El amor entendido como la expresión del encuentro corporal, donde asisten como protagonistas los cinco sentidos. Si bien interviene la razón, no es para armonizar, sino para ser testigo mudo y pasivo del juego amoroso. Eros como interpretación del amor en el mundo de los clásicos, se refería a la relación entre hombres, no obstante, puede hacerse extensible a hombres y mujeres; incluyendo el amor lesbiano. Los sentidos y el sexo en estado puro, sin más injerencias ambientales y periféricas. Sexualidad y sensualidad. Erotismo engendrado por Eros, como patrimonio diferenciado entre el hombre y la bestia. Donde el amor es sexo, y el instinto de los amantes predomina sobre la razón. Los prejuicios nos pueden escandalizar y los complejos limitar, pero la celebración desnuda del amor en el lecho carnal, sin límites y sin establecimientos previos, puede ser monótono pero también creativo, único e irrepetible. Producto de la diferencia entre el instinto predestinado y el libre albedrío de la razón. Cuando abundamos en definir el amor humano, bajo el prisma de Eros, hallamos un sinfín de atributos. Todos encaminados al gozo y a los placeres sexuales. Lujurioso se podría denominar bajo la cultura judeo-cristiana. Ajeno a la procreación. La naturaleza sella en el instinto de los animales la multiplicación de la especie. Para los humanos es opcional y ahora más que nunca. El amor sin contaminación busca y encuentra su fin en sí mismo. Las consecuencias del amor se desprecian o se evitan previamente. El amor se consuma en estado puro. Allí sólo importan los atrapados por Eros. No existe nadie más. Podemos ahondar más y adjudicarle más atributos y epítetos: El amor es efímero, aunque nadie quiere que termine, no es eterno. Tampoco somos conscientes de que cuando se contamina, se domestica, y se transforma. El amor es salvaje y posesivo. Egoísta y celoso, ciego e insaciable. Sensual y sexual. Infantil y caprichoso. Inmaduro y adolescente. Irresponsable y apasionado. Se siente libre. Atrapa y hace esclavo al ser amado. Comienza y concluye en el cuerpo. Nada y nadie existe cuando Eros hace su presencia. ¿Cuáles son las impurezas que hace que el Amor-Eros abandone la perfección? Pues todo aquello que lo va domando, racionalizando y poco a poco alumbrando su principal cómplice y a su vez rival. Éste no es más que el Amor-Cáritas en el universo judeo-cristiano, y el Amor-Ágape en el greco- romano. El cariño. El amor es el presente y el cariño eterno. A pesar de ello, cuando las brasas encenizadas del cariño, acarician la brisa de la sexualidad, se aviva la llama del amor, Eros hace renacer el presente. El amor vuelve a ser efímero. Eros sólo se hace presente cuando la cópula amorosa se lleva a cabo bajo la influencia de verbos adolescentes, no adultos. Verbos vírgenes, sin contaminación del deber, el mandato o la responsabilidad. “Me gustas”. “Te deseo”. “Te quiero para mí”. “Ansió poseerte”. “Sigue, no pares nunca”. “Lo quiero, aquí y ahora”. “Compartamos el gozo”. “No me harto de…” Lo quiero todo y ahora”. Cuando el amor intenta crecer, abandona el estado salvaje y se encuentra en el mundo de la razón. En el mundo del deber y convenir. Obligaciones y convenciones de la sociedad. Estos verbos ahogan el amor. La madurez y la responsabilidad son incompatibles con el amor en libertad, limpio y desnudo. Sin previsión, espontáneo. El arte de amar con el concurso de Eros, quizás, está en conseguir la capacidad de desnudarse y abandonar en el dintel del lecho amoroso, todo aquello que estorba a la pasión primitiva. La convivencia es el primer enemigo del Amor-Eros, puro, salvaje, natural y primitivo. A pesar de que esto pueda provocar, escandalizar y transgredir la inercia de la historia. Eros es la libertad, no conoce ataduras y responsabilidades. El Amor-Eros es lo contrario del Amor-Cáritas. Egoísmo contra generosidad. Entrega y donación contra posesión y pasión. Eros no renuncia a nada, siempre quiere más y sólo entrega aquello que recobra con réditos. Otorga felicidad porque le reporta felicidad. No entiende de renuncia y mucho menos de ausencia de placer. El sexo es la piedra angular de su estructura. El amor puro es la esencia del gozo, de la posesión, de la satisfacción plena, del sexo consumado, de la lujuria, de lo amoral, de la transgresión Se comporta como si ninguna deidad existiera. Después del amor, sólo hay más amor. Hasta el infinito. Hasta la eternidad. El débito conyugal, el matrimonio legal, la familia, la procreación y todos los valores humanos de la convivencia, surgen al margen de este amor. Cuando el amor supera o se contamina con el mundo que sirve de vestido a los amantes desnudos, surge el amor domesticado por la tradición secular y sobre todo religiosa. Ese amor contaminado, adulterado y nada trasgresor, abandona su estado de inocencia adolescente y primitiva, y se convierte en el garante de la felicidad colectiva y allí se engendra la procreación, el amor filial, el cariño, la ternura y tiene vocación de perpetuarse. Eros huye espantado de esos lugares hacia otros derroteros; acechando nuevas presas…




Introducción a la bisexualidad

Por Germán Soler

Ahora que recuerdo….

Somos como somos. Seres llenos de vida, inquietudes, ilusiones, esperanzas… aunque, lamentablemente, una educación programada para mantenernos alejados de nuestra libertad nos haya convertido en esclavos de una sociedad manipulada, y por tanto, manipuladora.
En mi caso, descubrí mi lado bisexual hace bien poco. Pero, ¿qué hubiese pasado sin una educación tan ortodoxa que da extrema importancia al pecado? Puede que todo hubiese sido como fue, o también que hubiese despertado antes. Porque sin duda, como ya comenté en otras entradas, creo que estaba latente en mi, escondido, esperando el momento oportuno para aflorar. Como lo hizo en aquella maravillosa playa… ¡ahora que pienso! tal vez no fuese allí. Al conocernos en este lado y descubrirnos más a fondo, he ido recordando ciertas cosillas que me lo anunciaban, que no las quería ver ni escuchar. Pensamientos, miradas que voy recordando en este blog, como esta que viví meses antes, un mediodía de junio, en una cala de un pueblo de la costa alicantina, donde presencié por primera vez una escena de sexo entre dos hombres que me hizo pensar un tanto.
Fue también de lo más inesperado. En realidad acompañé a un familiar a realizar unas gestiones, y en la espera, decidí darme un baño de mar. Había oído hablar que había una cala nudista, y como practico el nudismo siempre que puedo, pues me persuadí a mi mismo para acercarme a ver que tal era. Costó llegar, aparque el coche y camine un trecho. Mereció la pena, es una cala pequeñita pero muy bonita, y con unas aguas muy transparentes.
Al acercarme había dos hombres y una mujer bañándose desnudos. Más allá un chico tomaba el sol tumbado sobre una roca plana, y otro con el pelo decolorado paseaba por la pequeña orilla. Busque un sitio donde acomodarme, dejé mis cosas, extendí la toalla y me desnudé para tomar el sol.
Poco tiempo más tarde, los bañistas salieron del agua, se secaron y marcharon. Nos quedamos tres hombres allí solos, disfrutando de las caricias del sol. Pero como el del pelo decolorado no paraba de mirar buscando mi correspondencia, y el chico parecía dormido, me puse nervioso y decidí irme a nadar. He de aclarar que en aquél tiempo desconocía que algunos hombres van a las playas nudistas a buscar plan, y claro yo no entendía esa fijación en estar mirándome sin parar.
El agua me refresco y puso en este caso cierta distancia. Estaba nadando en total libertad, sintiendo como acariciaba cada poro de mi piel, como mi polla se balanceaba agasajada por su humedad, y me zambullí para gozarla completamente. Es lo que más me gusta bucear desnudo, es como sentir la llegada del placer en cada momento.


La fotografía es de Internet, y no se cita al autor por no indicarse en el lugar de origen su autoría y procedencia .

Al salir a la superficie, miré hacía la cala, y vislumbre a un hombre que se acercaba vestido con un pantalón vaquero y un polo, y me extraño un tanto que no llevase toalla, pero enseguida pensé, y para que la quiere, se baña en pelotas y se seca al sol. ¡Para que más!. En esas veo que se le acerca el rubio decolorado y llevándose el puño cerrado a la boca le hace un gesto rítmico de arriba y abajo. El otro asiente con la cabeza, se apoya en la pared del acantilado y se baja el pantalón.
Paso todo tan rápido, que si me miran en aquel preciso momento se asustan al ver mi cara, que era toda una mueca de incredulidad, sorpresa y asombro. Y he de reconocer que también con un tanto de repugnancia ante lo que veía. Pero curiosamente no podía apartar la vista, estaba como hipnotizado al ver la polla de aquel tío plantando bandera.
El rubio se acerca, le coge la polla, la acaricia y comienza a hacerle una mamada de impresión, como gemía el tío, sin importarles que hubiera dos personas más allí. El otro hombre que tomaba el sol, se irguió, echó una mirada y volvió a tumbarse despreocupado. Estaría ya acostumbrado a ver escenas de ese tipo. Pero yo me quedé con los ojos como platos, no daba crédito a lo que veía, y no me parecía nada bien. Pero mi polla pensaba de otra forma, y la notaba dura, muy dura. Tanto, que sin darme cuenta comencé a acariciarla lentamente. ¡Uff!!, hacía tiempo que no tenía tanto placer en solitario.
En esto que acabaron. El uno se subió los pantalones, y sin mediar ni una sola palabra en todo el tiempo se marcho. El otro se acerco a la orilla para limpiarse con el agua de mar y se sentó en el rompiente de las olas. Yo seguía con las caricias. No podía quitar de mi mente aquellas imágenes.
Cuando paso el calentón. Me avergoncé de mi mismo. Nade un poco para relajarme, cuando en realidad estaba nadando para hacerme el despistado, como si no hubiese visto nada. Pero él dador de placer se había dado cuenta, y al salir me hizo, desde la distancia, el mismo signo con el puño cerrado. Me sonrojé, y aparte la mirada con vergüenza, pues ya supe que me había visto. De repente el chico que tomaba el sol se incorporó al oír mis pasos, y volvió a tumbarse, pensé que estaba esperando a alguien. Recogí y me dispuse a irme con un tembleque casi ingenuo.
Para salir hacía el coche era preciso pasar por el lado del rubio, que me siguió con la mirada. La note sobre mí, con hambre de más sexo, pero yo no me atreví a mirar. Estaba confuso, ver una mamada entre dos tíos me había excitado, pero pensaba que eso no estaba bien. En mi cabeza no paraba de preguntarme por qué, si yo no me había fijado nunca en un hombre, si a mí me gustaban las mujeres.

Índice de aportaciones al tema sobre Eros:

EL EROTISMO DEL FALO




VARIANTES SOBRE EL FALO




EL FALO Power Point FOTÓGRAFO SIERRA




LA SEXUALIDAD Y EL PARTIDO POPULAR





LA TRANSGRESIÓN Power Point. Homenaje a un maestro




EROS Y YAVÉ Power Point




EROS Y LA CRUZ Enlace con Facebook




EROS Y EL FALO EL PRÍAPO













La mayoría de los hombres son reacios a experimentar en busca de su punto G, temen que su curiosidad les lleve a desviar su sexualidad, deben comprender que su exploración no les convierte en homosexuales. No deberíamos juzgar a esos hombres reacios a estimular esa zona, condicionados durante años por una sociedad llena de machitos. Debemos respetar las decisiones sexuales pero es sabido que la mujer es hábil y siempre encuentra la manera de mejorar sin necesidad de imponer, el éxtasis de su pareja.


EL PRÍAPO EN LA CULTURA CLÁSICA



No deja de ser curioso cómo la cultura clásica que fue pionera en abrir los caminos del pensamiento y del conocimiento, sobre todo en nuestra cultura occidental, haya sido prostituida por las culturas judía, cristiana e islámica. El imperio de la razón fue invadido inmisericorde por el predominio de la fe en una deidad. Su principal rasgo de identidad situó en el centro del universo a un dios y postergó todo atisbo de humanismo. Cualidades positivas del ser humano pasaron a ser postergadas a las sombras de lo negativo. La sexualidad de las mujeres y los hombres, quedó limitada a la procreación para cumplir el mandato de: "Creced y multiplicaos". Observando que los valores de tribu y familia ejercían supremacía sobre el individuo. Fue el Renacimiento quien desplazó a dios del centro de la vida y colocó al hombre en su lugar. Recuperó los valores de los clásicos: Humanismo, Naturaleza y el uso de la Razón. 
En la actualidad la sexualidad sigue teniendo connotaciones negativas, aunque el avance hacia la libertad es imparable. Sin embargo, es positivo recuperar no solamente el falo como símbolo de la procreación, sino el príapo que presenta su característica más propia en estado de máxima erección. Símbolo de la realización sexual en su vertiente más positiva. 

Eros y la Belleza Power Point




 

Eros y Yavé PDF Artículo

EROS Y YAVÉ PDF Imágenes de apoyo

EROS Y YAVÉ Power Point Música de Carmina Burana

Eros y Publicidad

LA CASADA INFIEL (Cuatro versiones):




Galería de Imágenes:

Colección de ficheros PDF

Eros Imágenes I

Eros Imágenes II

Eros Imágenes III

Eros Imágenes IV

Eros Imágenes V

Eros Imágenes VI

Eros Imágenes VII

Eros Imágenes VIII


HOMENAJE A LAS MUJERES EN LUCHA




CUERPOS AL NATURAL







 





 









Autocrítica a modo de Epílogo:







Este estudio sobre Eros es un ensayo atípico tanto en el fondo como en las formas, y sobre todo en los soportes utilizados. El bagaje secular de la cultura judeo-cristiana que arrastramos, pesa demasiado sobre la objetividad a la hora de tratar este tema. Materia con tintes religiosos, plena de tabúes ancestrales, prejuicios sociales y complejos personales. Muchos de ellos colectivamente sin resolver. Ensayo que se presenta como una obra de teatro donde sólo se da a conocer la presentación y el nudo, dejando para el internauta el desenlace. La estructura de este pretendido ensayo huye del Eros que solamente se hace presente en el ayuntamiento del hombre y la mujer o la mujer y el hombre. Eros además se extiende y toma vida carnal allí donde haya seres humanos aprehendidos en las garras del placer. Encuentros entre hombre y mujer, entre hombres o entre mujeres. Sin excluir y así lo hago constar en la presentación, las relaciones entre hombres maduros y mancebos. Las bacanales, fiestas en honor del dios Baco y orgías  de todo tipo, tampoco se consumaban sin la concurrencia necesaria del dios Eros.


¿Qué hay de negativo en esta imagen?

El internauta que navegue por estos ficheros y enlaces hallará que la presencia de los desnudos masculinos disfrutan de una discriminación positiva. Es decir, que se exhiben con mayor frecuencia y abundancia de imágenes. La cultura patriarcal y machista han establecido que el desnudo de la mujer ostente con exclusividad la belleza en su desnudez. El Renacimiento abrió una brecha por donde hemos sido muchos los que pretendemos pasar al otro lado. Espacio donde reine la igualdad. Las portadas de las revistas presentan mujeres desnudas o semidesnudas para nutrir el ego varonil, sin embargo es menos frecuente encontrar portadas de semanarios donde aparezcan hombres despojados de sus vestiduras. Si el caso se diere se trataría de una revista dirigida al mundo gay. En el mundo de la fotografía se han acuñado los términos de el fotógrafo y la modelo. Jamás la fotógrafa y el modelo. Y por supuesto están vetadas las imágenes donde aparecen hombres o mujeres donde entre ellos o entre ellas manifiesten muestras de cariño o intimidad muy bien vistas si fueran heterosexuales.
Salvadas estas observaciones este trabajo tiene vocación de avanzar en el largo recorrido de la libertad sexual. Como si Dios no existiera. Y vaya por delante mi felicitación y agradecimiento a los fotógrafos que han volcado sus obras de arte en las redes, sobre todo Facebook.







No hay comentarios:

Publicar un comentario